Ruta del Río Perdido
(Tercera Parte)

Buenos días queridos lectores. Hoy os traemos la tercera parte de la Ruta del Río Perdido, donde visitaremos la Reserva de Moremi y el Parque Nacional de Chobe. Si os perdísteis las anteriores entregas podéis verlas AQUÍ.

No os olvidéis de seguirnos en instagram (@LuisFotoNature) para no perderos ninguna novedad.

Tras las increíbles experiencias vividas en el interior del Delta del Okavango y de encontrarnos la grata sorpresa de nuestra ropa empapada, nos dirigimos hacia la reserva de Moremi, aún dentro de la reserva del Delta del Okavango, pero fuera de los canales.

Reserva de Moremi

La Reserva de Moremi​ (en inglésMoremi Game Reserve) es una área protegida en Botsuana. Se encuentra en el lado oriental del delta del Okavango y fue llamada así en honor del jefe Moremi de la tribu batawana. Moremi fue designada como una reserva de caza , y no un parque nacional , cuando fue creado. Esta designación significaba que la población local, los basarwa o bosquimanos que vivían allí se les permitió permanecer en la reserva.

La reserva de Moremi es uno de los lugares con mayor abundancia y variedad de fauna salvaje; no llega a ser lo que se ve en la Reserva Masai Mara/Serengueti en Kenia y Tanzania, pero se le acerca bastante.

En esta ocasión estuvimos alojados en un hotel bastante rural (se puede observar el maravilloso baño completo que teníamos a nuestra disposición) y así pudimos lavar y secar la ropa.

Baño Reserva de Moremi

Durante los dos días que pasamos allí, hicimos unas cuantas excursiones pudiendo observar gran cantidad de herbívoros:

  • Impalas (Aepyceros melampus): grandes grupos de un macho con su harén de hembras y las crías correspondientes.
  • Kudús (Tragelaphus strepsoceros).
  • Cebra común (Equus quagga).
  • Búfalos (Syncetus caffer).
  • Lechwe (Kobus leche) y antílope de agua (Kobus ellipsiprymnus).
  • Alcélafos (Alcelaphus buselaphus) y damaliscos (Damaliscus lunatus).

Y también algún ramoneador como la jirafa (Giraffa camelopardalis).

Impalas
Impala con su cría
Impala
Impala
Red Lewche, Bostwana
Red Lechwe (Antílope Lechwe)
Waterbucks
Waterbucks
Jirafas, Reserva Moremi
Jirafas
Jirafas, Reserva Moremi
Jirafas

También numerosos grupos de elefantes con los que tuvimos un par de encuentros bastante curiosos:

  • Encontramos un grupo bastante numeroso y empezamos a seguirlos, hasta que en un momento determinado la hembra (bastante grande) que cerraba el grupo se dio la vuelta, abrió las orejas y levantó la trompa, dejándonos claro que ya les habíamos molestado bastante y que mejor lo dejábamos ya. Por supuesto le hicimos caso y nos fuimos hacia otro lado.
  • En otra ocasión vimos un par de machos que se estaban bañando y jugando. Uno de ellos no hacía más que poner su trompa sobre los ojos del otro tapándoselos. Supongo que estarían practicando ese juego tan conocido del elefante ciego para ver si adivinaba quién era. Desde luego, se notaba que se lo estaban pasando en grande.
  • Son unos animales fascinantes y no me canso de verlos interactuar en la manada.
Elefante
Elefantes jugando
Elefantes y Jeep

Otra de las tardes, estuvimos a punto de quedarnos totalmente atascados en un riachuelo y Johnny tuvo que enganchar una cuerda y tirar con el otro vehículo para sacarnos del lodazal.

Esa misma tarde tuvimos la ocasión de contemplar un par de leones macho; fueron los leones más bonitos que he visto. Estaban tumbados tan tranquilamente a unos metros de nuestros vehículos y nos dieron una sesión de poses impresionante.

Una de las noches en el hotel, pudimos también observar un par de camaleones que se estaban paseando tan tranquilamente por el jardín. Aquí se puede ver cómo nos vigila con un ojo, mientras con el otro comprueba dónde pone el pie.

Leones y Jeep
León
León
Camaleon

Después de estos días de reposo en el hotel y de las actividades en Moremi, nos dirigimos hacia nuestra siguiente acampada al aire libre, ya en el Parque Nacional de Chobe.

El camino hacia Chobe es una pista de tierra en la que te vas encontrando numerosos grupos de animales, que cruzan continuamente y hay que llevar bastante atención para no atropellarlos.

También nos encontramos con un par de Homo Sapiens a los que se les había estropeado el vehículo y tuvimos que remolcarlos hasta un lugar ligeramente habitado.

Parque Nacional de Chobe

El Parque Nacional de Chobe se encuentra en desierto del Kalahari, cerca de la ciudad de Kasane al norte de Botsuana. Está entre los 23º50’E y los 25º10’E, y entre los 17º45’S y los 19º25’S. Tiene una superficie de 10.698 kilómetros cuadrados, que lo convierten en la tercera reserva más grande de ese país, después de la Reserva de caza del Kalahari Central y el Parque transfronterizo de Kgalagadi. Después de Gemsbok, es el segundo parque de Botsuana.

Parque nacional Chobe

Al igual que Moremi, el Parque Nacional de Chobe es uno de los lugares con mayor concentración de animales de todo el cono sur de África y es muy famoso por su gran población de elefantes, seguramente la más numerosa de toda África.

En este parque tuve la ocasión de ver por segunda vez al leopardo. Fue bastante fugaz, pero con lo difícil que es verlo, pues fue gratificante. Según circulábamos con el todoterreno, se bajó de un árbol y cruzó por delante de nosotros, perdiéndose entre la maleza.

Parque nacional de Chobe
Campamento Chobe
Campamento Parque Nacional de Chobe

En otra de las excursiones que realizamos vimos claramente un rastro de una manada de licaones (uno de los predadores que me faltaba por observar). Empezamos a seguir su rastro, pero siempre parecía que acababan de pasar y se habían esfumado. Fue bastante emocionante y divertido, pero no tuvimos la satisfacción de verlos, por lo que siguen en tareas pendientes.

Esto de realizar una búsqueda de un determinado animal es de lo más divertido que se puede hacer en África, y si al final tienes la satisfacción de encontrarlo, pues mejor. Pero la actividad de por sí ya es muy emocionante.

A la vuelta al campamento, tuvimos ocasión de observar otro de los anocheceres africanos, que le han dado fama mundial. Un grupo de buitres encaramados a un árbol, con las nubes de tormenta al fondo y el Sol poniéndose entre las nubes. Atardeceres mágicos africanos.

Buitres, Parque Nacional Chobe
Parque nacional Chobe
Ruta del Río Perdido

La última noche en el campamento, Johnny nos comentó que había hienas cerca y que si queríamos podíamos salir un poco del campamento para verlas. He de comentar que Johnny siempre estaba montando guardia por la noche, conduciendo durante el día, montando el campamento y cuando le preguntamos que cuándo dormía, nos contestó que en invierno.

Los que nos decidimos a ir a buscar a las hienas cogimos unas linternas y nos adentramos en la zona de matorrales cercana al campamento (no está permitido alejarse mucho pues los animales son bastante peligrosos durante la noche). Al cabo de un rato, empezamos a ver los ojos de las hienas, de color rojo por la luz de las linternas; también se podía escuchar claramente los famosos sonidos como risas que emiten. Se te ponen un poco de corbata, pero la experiencia fue muy emocionante.

 

Elefantes en el Chobe

Como ya dije al principio, el Parque Nacional de Chobe es uno de los lugares de África donde la densidad de elefantes es más grande, pero solo habíamos visto unos pocos y casi siempre aislados.

Para despedirnos del parque íbamos a realizar una excursión en barco por el río Chobe, pues los elefantes suelen acercarse a beber y es un buen momento para observarlos con tranquilidad.

Elefantes, Parque Nacional Chobe

Durante todo el trayecto pudimos ver abundante fauna: cocodrilos tomando el sol en la orilla, diversas aves, grupos de ungulados, hipopótamos, pero los elefantes no aparecían por ningún lado.

Cuando ya nos íbamos a dar la vuelta, vemos en la cima de una colina, cuya ladera bajaba directamente hasta el río, a un par de elefantes. Después comprobar que no había enemigos a la vista, barritaron y apareció el grupo más numeroso de elefantes que he tenido la oportunidad de observar.

Hipopótamos Chobe
Cocodrilo, Parque Nacional de Chobe

El grupo sería de más de 30 miembros entre hembras adultas, jóvenes y crías. Estuvieron un buen rato bañándose, bebiendo y jugando. Siempre había un par de ellos vigilando a los lados y en la parte de arriba del terraplén y las crías de menor edad en medio del grupo protegidas en todo momento. En alguna ocasión una de ellas perdió pie y la madre tuvo que ayudarle a salir del agua.

La despedida de Chobe que nos habían preparado fue espectacular, sobre todo porque ya íbamos pensando que no los íbamos a ver.

Elefantes Chobe
Parque nacional de Chobe
Elefantes
Elefantes Chobe
Elefantes
Elefantes

Después de salir de Chobe nos dirigimos hacia Victoria Falls (es el nombre de la ciudad en el lazo de Zimbabwe) donde íbamos a terminar nuestro viaje con un par de actividades y la visita a Mosi Oa Tunya, pero esto ya os lo contaré la semana próxima.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments