Ruta del Río Perdido (Primera Parte)

Bostwana y el Río Perdido

Buenas tardes queridos lectores. Hoy comenzamos con el viaje de Botswana, Cataratas Victoria y el Delta del Okavango.

Si os habéis perdido alguno de los últimos post podéis visitarlos AQUÍ. También podéis seguirnos en Instagram en @LuisFotoNature.

Son tres nombres que evocan en cualquier viajero paraísos deseados, surcados por los grandes exploradores (Livingstone, Stanley) y la verdad es que no defraudan.

Toda esta zona estuvo bajo la influencia de varios países europeos, principalmente Gran Bretaña (cosa bastante rara), pero también Alemania, Bélgica, Portugal e incluso los Países Bajos.

Después de la descolonización se formaron numerosos países, muchas veces sin ninguna justificación geográfica o cultural, lo que ha ocasionado muchos problemas posteriormente. Los países que actualmente nos encontramos en la zona son: Namibia, Botswana, Zambia, Zimbabwe, Angola, Mozambique, Malawi, Lesotho, Swazilandia y Sudáfrica.

En este viaje visitamos principalmente Botswana y parte, aunque pequeña, de Zambia, Zimbabwe y Namibia. Parte del resto lo habíamos hecho el año anterior y lo demás ha quedado en tareas pendientes para el futuro.

El viaje, como suele pasar cuando vas a esa zona, lo hicimos vía Londres y Johannesburgo y, como no podía ser de otra manera, le perdieron la maleta a Blanca; por suerte, las demás llegaron sin problemas y eso que nos habían dicho que no nos fiásemos y que lo imprescindible lo llevásemos con nosotros en cabina (a una de mis hermanas que hizo el mismo viaje el año anterior le perdieron todas las maletas tanto a la ida como a la vuelta). Tomaron nota de lo perdido y unos días después le llegó la maleta.

Antes de seguir presentaré al grupo de amigos que íbamos en el viaje: Juan Fran, Blanca, Paco, Pepe y yo mismo.

Señal, Zimbawe

Cataratas Victoria

Las Cataratas Victoria, situadas en la frontera de Zambia y Zimbabue, constituyen un salto de agua del río Zambeze.

Están ubicadas en el distrito de Livingstone, en la Provincia del Sur, de Zambia y en el distrito de Hwange, en la región de Mashonalandia Occidental, de Zimbabue.

Sobre las cataratas se encuentra el puente de las Cataratas Victoria, un antiguo arco de acero terminado en 1905.

Las cataratas tienen una anchura aproximada de 1,7 km y 108 m de alto. Se consideran un espectáculo extraordinario debido al estrecho y raro abismo en que el agua cae.

Nuestro viaje empezó por Cataratas Victoria/Livingstone. En estas localidades (una es de Zinmabwe y la otra de Zambia) se encuentran las cataratas Victoria, llamadas también Mosi oa Tunya (el humo que truena), y son unas de las más espectaculares del mundo y se pueden visitar tanto desde Zambia como desde Zimbabwe. Nosotros empezamos viéndolas desde Zambia y terminamos el viaje en Zimbabwe.

El río que se despeña por la brecha formada es el Zambeze, el cuarto río más grande de toda África tras el Nilo, el Congo y el Níger.

Como habréis notado el nombre “europeo” lo pusieron los ingleses en memoria de la reina Victoria (era la que reinaba en la época de las grandes exploraciones) y Mosi oa Tunya es el nombre que le dieron los lugareños y que es bastante más bonito.

El espectáculo va cambiando según la época del año, junto con las épocas de lluvias o de sequía; cuando nosotros estuvimos ya se iba acercando la época seca y el volumen de agua aún era grande, pero permitía contemplarlas muy bien. En pleno invierno austral (nuestro verano) la cantidad de agua que se despeña es tan grande que no te permite acercarte con comodidad; es una brecha muy estrecha, como podéis ver en las fotos, y se observan desde muy cerca.

Zambia falls

Desde Zambia puedes acercarte al borde de las cataratas (es por donde viene el río) e incluso bañarte en algunas pozas que se forman en los laterales, cosa que algunos de los integrantes del viaje hicieron. En las vistas se puede ver lo estrecho de la brecha y la gran nube que se forma al caer el agua, el humo que truena.

Desde Zimbabwe la vista es totalmente distinta. Tienes una magnífica visión del río acercándose a la brecha, de la caída del agua, de las nubes que se forman con numerosos arco iris y del río por el fondo del barranco.

Es uno de los espectáculos naturales que uno no debe perderse y que nosotros disfrutamos desde múltiples puntos de vista como contaré al final del viaje.

Zambia falls
Bostwana

Namibia. Franja de Caprivi

La Franja de Caprivi, (en alemán: Caprivizipfel), Caprivi Panhandle, Gaza de Okavango, u Okavango Panhandle​ y anteriormente conocido como Itenge, es un saliente estrecho de Namibia hacia el este de la región de Okavango unos 450 km (280 mi), entre Botsuana, al sur, y Angola y Zambia al norte. Caprivi está bordeado por los ríos OkavangoKwandoChobe y Zambezi.

Namibia es un país que tiene una forma un poco extraña; es un rectángulo casi perfecto, pero en el noreste le sale como una especie de cuerno que se adentra en Botswana. Supongo que cuando se trazaron con tiralíneas las fronteras de estos países se haría así para darles acceso a los ríos Okavango y Zambeze y que tuviesen algo de agua, pues la mayoría del país es un desierto inmenso.

El viaje incluía un paso por esta zona, así podíamos incluir un país más en la lista y un sello más en el pasaporte de Pepe, y tuvimos la oportunidad de ver cómo un elefante en estado de must nos amenazaba desde la distancia, aunque el que se llevó la peor parte fue un arbolito contra el que descargó su furia.

También vimos uno de los antílopes más bonitos que existen, el antílope sable (Hippotragus niger); lo vimos de lejos y la foto no es demasiado buena, pero merece la pena porque es bastante raro de ver.

Antílope sable

También hicimos un recorrido en barca por el río Zambeze, lo que nos deparó estupendas vistas de muchas aves: carracas (Coracias caudata), abejarucos (Merops persicus), un águila marcial (Polemaetus belicosus) a punto de zamparse el varano que acababa de cazar y unas cuantas águilas pescadoras africanas (Haliaeetus vocifer) tanto jóvenes como adultas. Obsérvese en la foto en la que está con el marabú (Leptoptilos crumeniferus) la diferencia entre una de las aves más bonitas y una de las menos agraciadas (por decirlo sin faltar).

Como ya podíamos decir que habíamos estado en Namibia, nos dirigimos hacia las Tsodilo Hills, nuestro siguiente destino ya en Botswana.

Carraca
Carraca
Abejaruco
Abejaruco
Garzas
Garzas
Aguila pescadora
Águila pecadora
Águila pescadora
Águila pescadora
Hammerkopf
Hammerkopf

En esta zona se pueden observar algunos ejemplares de ese impresionante árbol que es el baobab.

Desde las Tsodillo Hills, donde se ven unas pinturas rupestres y sirvió para hacernos la foto de grupo, nos dirigimos hacia el Delta del Okavango, donde íbamos a pasar unos cuantos días.

Delta
del Okavango

El delta del Okavango es un caso poco usual de delta, en el sentido de que este río no desemboca en el mar. En realidad, no se trata de un verdadero delta fluvial, sino de un abanico aluvial o cono de deyección muy grande, que se produce donde el río Okavango desagua en una llanura prácticamente endorreica con un clima mucho más seco que en sus cabeceras.

El delta cubre una superficie de entre 15.000 km² y 22.000 km² durante las crecidas, se encuentra en el norte de Botsuana, en la región de Ngamiland, con capital en Maun, a 942 m de altitud. Recibe agua del río Okavango; este nace en Angola y atraviesa la franja de Caprivi (Namibia) para llegar a este delta donde se dispersa en el desierto del Kalahari.

El río Okavango es uno de los grandes ríos de África y tiene la particularidad de ser distinto a los demás ríos. Cuando estudias geografía te dicen que los ríos son una corriente de agua que desemboca en el mar o en otro río. Pues el Okavango es la excepción que confirma la regla y desemboca en medio del desierto del Kalahari, formando un delta lleno de vida y que es uno de los espectáculos más impresionantes que se pueden ver en la naturaleza.

Las aguas que alimentan al río se recogen en las montañas más al norte y, después de un largo viaje, se desbordan en el desierto formando infinidad de canales e islas donde abunda todo tipo de fauna. Por lo tanto, hay unas estaciones muy marcadas de abundancia de agua, siguiendo la temporada de lluvias de la zona del Congo y Angola.

Una de las características de las islas es que muchas veces están formadas a partir de los termiteros que se van formando y que van acumulando tierra a su alrededor. Y es que termitas hay para aburrir.

Todo el delta está formado por infinidad de islas y canales; muchos de estos canales los van formando la fauna del lugar (sobre todo hipopótamos – Hippopotamus amphibius- y elefantes) en sus recorridos en busca de comida.

Nuestras primeras noches las íbamos a pasar en un Houseboat; estos hoteles están situados en barcazas ancladas en los canales del delta, con unas vistas impresionantes.

Antes de adentrarnos en el delta fuimos a hacer la compra y como iba a ser el cumpleaños de Pepe, pues aprovechamos para que el cocinero le hiciese una tarta de cumpleaños.

Zambeze
Ñú
Impala

Tras un recorrido en barca en el que pudimos observar bastante fauna (garcetas, cabeza de martillo o hamerkop – Scopus umbretta), llegamos a nuestro houseboat anclado en uno de los canales del delta. En un par de ocasiones tuvimos unas vistas muy cercanas de algunos de los cocodrilos del Nilo (Crocodrylus niloticus) más grandes que he visto y que se lanzaron al agua por si tenían suerte y les caía algo de comida en forma de turista.

Aunque la barca era grande, impresiona mucho ver a esos animales prehistóricos lanzarse al agua con una rapidez que no te imaginas cuando ves sus mínimas patitas.

Cocodrilo, Okavango
Cocodrilo, Okavango

Bueno, como ya os he dado bastante la brasa esta semana, dejaremos la descripción de nuestra estancia en el Houseboat, cumpleaños de Pepe y el resto de las actividades que realizamos para próximas entregas.

Hasta la próxima semana.

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Torero
Torero
1 year ago

Buenas fotos. ¿De comida y bebida… Qué tal?

Luis
Luis
1 year ago
Reply to  Torero

Todo bueno, aunque local