Nueva
Zelanda

(Primera Parte)

Nueva Zelanda

(Primera Parte)

Cape Rehinga

Buenos días queridos lectores. Después de las merecidas vacaciones volvemos a la carga con nuestro querido blog. Esperamos que hayáis recargado las pilas y estéis preparados para las nuevas aventuras que os esperan en Nueva Zelanda. Si os gusta el contenido y queréis ver más podéis seguirnos en Instagram (@LuisFotoNature). Si queréis ver más publicaciones podéis visitar la página de Posts.

Introducción

Nueva Zelanda o, como la denominan los maoríes, Aotearoa (la Isla de la Nube Blanca). Este nombre inicialmente se utilizó para denominar la isla situada al norte, pero después se ha extendido el nombre a todo el país, pasando a denominarse Isla Norte/Te Ika a Maui (El pescado de Maui, legendario personaje de la mitología maorí). En este caso, dejando mis preferencias a un lado, utilizaremos el nombre no maorí, pues es muy largo.

Es un destino que siempre ha estado en mis pensamientos, que siempre me ha atraído mucho. Será porque son nuestras antípodas, es decir, están justo en el otro extremo del mundo, será porque es un país en el que la naturaleza predomina, será porque la cultura maorí me resulta muy interesante y agradable o será porque allí el rugby es religión y a mí es el único deporte que me interesa (no olvidemos la definición de rugby: un deporte que juegan dos equipos de 15 con un balón ovalado y donde siempre gana Nueva Zelanda o los All Blacks).

Dunas Nueva Zelanda

Cuando uno mira un mapa del mundo se da cuenta de que casi todo lo que se ve es agua, más de alguno ha sugerido que nuestro planeta debería llamarse El Agua en vez de La Tierra, sobre todo en el hemisferio sur.

En este hemisferio meridional, si quitamos el continente de La Antártida, hay muy poca tierra; un tercio de África, la mitad de América del Sur y Oceanía, vamos muy poco si lo comparamos con la gran masa continental septentrional. Por ello, hay pocos países que tengan sus antípodas en tierra firme y España, junto con Aotearoa claro, es uno de ellos.

Otra de las cosas que hacen muy atractiva a Aotearoa es que es de las últimas tierras que fueron colonizadas por el ser humano y esta vez no fueron los ingleses los que la colonizaron, o al menos no en un primer momento.

 

Bandera Nueva Zelanda

Los primeros seres humanos de los que se tiene noticia que llegaron a las islas de Nueva Zelanda fueron los maoríes en el siglo XIII, más o menos. La principal teoría es que desde la Polinesia Oriental el ser humano fue saltando hacia el resto de las islas del Pacífico: Rapa Nui, Hawaii, Aotearoa, etc.

Por lo tanto, hasta el siglo XIII Aotearoa no estuvo habitada y, debido a su aislamiento (Australia es la superficie terrestre más cercana y está a unos 2.000 kms.), allí se desarrolló una fauna endémica muy importante y diferente al resto.

Por desgracia, junto al ser humano suelen viajar algunos animales (ratas, perros, gatos) que terminan fácilmente con toda la fauna terrestre local (poco habituada a tener enemigos) y lo poco que quedó se extinguió cuando llegaron los ingleses en el siglo XVIII (James Cook.)

Cascada Nueva Zelanda

Bueno, en realidad, hay algo más que nos une con este magnífico país y es que los primeros europeos que llegaron a las islas fueron los españoles en el siglo XVI. España en ese momento estaba muy centrada en explotar las grandes riquezas de América y le pareció que Aotearoa estaba muy lejos, en esto no les faltaba razón, y tenía poco interés para colonizarla, por lo hicieron como si no hubiese pasado nada y la dejaron para que los holandeses (Abel Tasman) y los ingleses se pusieran muy contentos pensando que la habían descubierto. Magnánimos y espléndidos que somos.

Por lo tanto, la clasificación en la llegada a Aotearoa es: asiáticos desde la Polinesia, españoles, holandeses e ingleses y los que se quedaron, para variar, fueron los ingleses.

Después de esta larga introducción. que espero no os haya aburrido mucho, vamos con el viaje.

El Viaje

En esta ocasión, nuestros compañeros del viaje anterior al Río Perdido (Blanca y Juan Fran) nos abandonaron y fuimos el trío calavera de siempre: Paco, Pepe y yo.

Íbamos a recorrer las dos islas en un coche e iríamos reservando los hoteles según los sitios que íbamos visitando. Es una forma muy fácil de hacerlo y hay muchas opciones de hoteles; además, todos los hoteles tenían cocina (eran más bien aparthoteles) y las instalaciones eran muy amplias. En algunos casos, había acomodo para más de 10 personas.

Otra forma mucho más económica es hacerlo en autocaravana, pues hay muy pocos sitios donde no puedas acampar.

Si algo tiene malo este viaje es que es muy largo: vuelo a Londres, vuelo de 12 horas hasta Los Ángeles y otro vuelo de 12 horas hasta Auckland, la ciudad más poblada del país, aunque no es la capital, que es Wellington en el otro extremo de Te Ika a Maui. Esto hace que tardes día y medio en llegar si no hay contratiempos, cosa que, como contaré al final, ocurrió en el vuelo de vuelta.

Paseo por Aukland

Auckland,
Bay Of Islands y Cape Rehinga

Auckland es una ciudad moderna, muy agradable y dinámica, en la que si no tienes barco no eres nadie. Tienen la mayor cantidad de barcos por habitante de todo el mundo. Está situada en el Norte de Te Ika a Maui, justo en donde se inicia una península en forma de dedo que se extiende hacia Asia. También tiene uno de los edificios más altos del hemisferio sur (hasta hace poco era de los más altos del mundo), la Torre de la Televisión que visitamos, disfrutando de unas magníficas vistas desde su plataforma.

Tras el paso por Auckland nos dirigimos hacia el norte, a la ciudad de Russell y The Bay of Islands.

Toda la costa oeste de esta gran península está repleta de bahías e islas, la mayoría de las cuales forman parte de una gran área de protección.

Auckland, Nueva Zelanda
Auckland, Nueva Zelanda
Bay of Islands

Multitud de zonas boscosas, cascadas y gran número de playas tranquilas y muy bien cuidadas donde Pepe pudo practicar sus vídeos en 3D (que no le importan a nadie) de las olas avanzando y retrocediendo en la arena. Un éxtasis para los sentidos, pero aún estamos esperando el boom del vídeo en 3D para poderlos ver.

Desde la ciudad de Russel hicimos nuestra primera salida en barco para ver delfines y numerosas aves marinas. Allí estaban volando a nuestro lado los primeros alcatraces y numerosos grupos de delfines. Teníamos muchas esperanzas de ver también orcas, pero, aunque en un momento dijeron que se veían, nosotros no vimos nada; desde luego con el tamaño que tienen las aletas dorsales de las orcas, para mí que no estaban, así que quedaron en tareas pendientes.

Russel, Nueva Zelanda
Torre de radio, Auckland
Playa Auckland
Playa Auckland

Cape Rehinga depara unas vistas espectaculares de la costa muy quebrada y rocosa, con un faro que marca el fin de Nueva Zelanda, aunque aún quedan algunos islotes más al norte. También marca la separación entre el Mar de Tasmania y el Océano Pacífico; desde aquí hasta América del Sur (unos 10.000 kilómetros de nada) solo hay agua y alguna que otra isla, ninguna de ellas muy grande. En la foto podéis leer la explicación maorí, como siempre bastante más evocadora que la puramente científica que nosotros damos. Un consejo, es mejor leerla en inglés.

En el litoral oeste de esta península hay una zona de dunas de arena de playa, con una altura considerable y que los nativos y los turistas aprovechan para deslizarse haciendo surf en la arena (bodyboarding).

Cape Rehinga

Para terminar nuestro recorrido por la zona visitamos la 90 Miles Beach; son un poco exagerados, pues solo son 100 kilómetros.

Es una playa de 100 kilómetros de largo sin interrupción alguna con una anchura considerable donde casi todo el mundo se dedica a hacer un poco el cabra con los coches, ya que hay espacio de sobra, y Pepe se animó a hacerlo.

Es espectacular, pero hay que tener muy en cuenta las mareas y no alejarse mucho de los puntos de entrada. Si te despistas un poco y te pilla en medio la subida de la marea, puedes tener un disgusto y que el coche se quede varado en medio del agua. Es de los sitios que hay que visitar en Aotearoa, pero a lo largo de estos posts vais a ver que lo repito muchas veces.

90 miles beach
Dunas Nueva Zelanda

En cuanto a naturaleza, Nueva Zelanda es de los países más bonitos y variados que he visitado y todo muy cerquita, ya que, sumando las dos islas, tiene más o menos la mitad de la superficie de España.

Después nos dirigimos hacia el este, al otro extremo de Te Ika a Maui, donde íbamos a visitar una isla volcánica en medio de Bay of Plenty, The White Island. Pero esto ya os lo contaré en el siguiente episodio, que tuvo y ha tenido posteriormente bastante miga.

Como sois muy observadores y listicos, os habréis dado cuenta de que no he podido resistirme a utilizar el nombre maorí. Iros acostumbrando.

Pepe conduciendo
Nueva Zelanda
Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Jose Felix
Jose Felix
1 year ago

En Auckland tienen un campo de golf en el parque. No vimos jugar a nadie, pero allí estaban los hoyos en mitad del parque sin ningún control (y quiero pensar que gratis) Que envidia me dio y que pena no haber metido los palos en el equipaje..

Luis
Luis
1 year ago
Reply to  jaime.mediano

Bueno, en realidad eso fue en Christchurch. En Auckland cenamos en un Wagamama.