Buenos días, y Feliz Año Nuevo, ávidos lectores. Después de unas Navidades poniéndonos como cerdos a base de polvorones y mazapán volvemos a la carga. En esta ocasión acompañaremos al Fotógrafo en su visita a tres volcanes de nombres impronunciables y puede que veamos osos por fin (a estas alturas estoy convencido de que los osos no existen).

La Zona Volcánica.

Después del estupendo recorrido en barco por la Bahía de Avacha, nos subimos al camión y, tras realizar el avituallamiento, nos dirigimos hacia el sur para acampar en la zona volcánica donde se encuentran el Vilyuchinsky, el Gorely y el Mutnovsky (entre otros volcanes).

Cuando llegamos, después de algunas paradas, a la zona de acampada, parecía que todos los turistas estaban acampados allí. Después de dar una vuelta completa a las inmediaciones, tuvimos que quedarnos en la primera zona que vimos y que no nos había gustado (así es la vida). Pero ya sabéis que una segunda vista más a conciencia suele mejorar la opinión, sobre todo cuando todas las demás opciones estaban ya ocupadas. El sitio, como podéis ver en las fotos, no estaba mal y tenía unas vistas espectaculares. El único problema es que estaba un poco en cuesta, y acabábamos todas las noches en la puerta de la tienda apoyando los pies en la pared. Esto, aunque estés dentro del saco de dormir, te deja los pies un poco fríos, así que dos pares de calcetines para dormir y solucionado.

Camping cerca del volcán Mutnovsky

El campamento estaba formado por dos tiendas grandes que se utilizaban como cocina y como comedor (también para cargar baterías y para dejar todo lo de comer) y varias tiendas individuales o dobles para nosotros (se diferenciaban en que en las dobles se dormía más apretado).

Para evitar que algún oso tuviese la buena idea de acercarse por la noche, se dejan todas las cosas comestibles (incluso la pasta de dientes, que los osos son muy limpios) fuera de las tiendas donde se duerme; los osos tienen un olfato tan increíble que pueden detectar cualquier cosa comestible, incluso si está cerrado herméticamente. Así que como son omnívoros (es decir, comen de todo, gracias Editor), pues hay que dejarlo lejos del personal; una visita nocturna de un animal de más de 300 kilos con hambre no debe ser muy agradable.

Camping cerca del volcán Mutnovsky

El Volcán Mutnovsky.

Volcán Mutnovsky
Volcán Mutnovsky
Volcán Mutnovsky

El primer día nos dirigimos hacia el volcán Mutnovsky para hacer una ascensión a su cráter. Es un volcán que está dormidito, con numerosas fumarolas por donde sale abundante vapor y gases, y que en cualquier momento decide despertarse. De camino pudimos ver una cueva de hielo y atravesamos unas cuantas zonas con una capa de nieve bastante considerable; aunque la temperatura no era muy baja (entre 10 y 15 grados), como cae tanta nieve en invierno, no se termina de deshacer en verano. El paisaje es espectacular por el contraste entre el negro de las cenizas y el blanco de la nieve, aparte de los variados colores de las coladas de lava (una colada de lava es un manto de lava fluida, producido por un volcán durante sus erupciones).

Volcán Mutnovsky, Kamchatka
Volcán Mutnovsky, Kamchatka
Volcán Mutnovsky, Kamchatka

La subida no es complicada pero sí un poco exigente, pues tienes que subir hasta el borde del cráter, y más si llevas algo de sobrepeso; en mi caso, además del sobrepeso inherente a mí mismo, hay que añadir la mochila con el equipo fotográfico, que son otros 10 kilitos (y poco me parece para todas las mierdas que lleva encima, parece un estudio fotográfico andante).

Bueno, debo aclarar que era exigente para mí, porque nuestro chófer Serguei salió mucho después que nosotros y apareció en nada en el cráter, en manga corta y como si hubiese salido a dar un paseo por el parque (eso si es un aventurero).

El paisaje es impresionante, algunos más noveleros que yo lo calificarían de dramático, y cuando llegas a la cima tienes una visión grandiosa del cráter con un lago en su interior.

Volcán Mutnovsky

Los Volcanes Gorely y Vilyuchinsky

Volcán Vilyuchinsky,
Volcán Vilyuchinsky
Camping cerca del volcán Mutnovsky

El segundo día íbamos a realizar la ascensión al volcán Gorely (por fin un nombre que puedo pronunciar), pero estaba muy nublado. Decidimos que hacer la ascensión sin ver un pimiento para llegar a la cima y no ver nada no merecía la pena, por lo que lo cambiamos por unos paseítos más suaves por la zona y una visita a una cueva, a la que yo no me apunté (las cuevas son el archienemigo del Fotógrafo desde tiempos inmemoriales).

Por desgracia, el segundo de los dos volcanes, el Vilyuchinsky, no podía visitarse a pie, ya que la subida no está acondicionada para turistas. Sin embargo, saqué unas fotos muy chulas desde la distancia.

Cueva de hielo, Kamchatka
Foto grupal
Marmota echándose la siesta

Así acabó nuestra estancia en la zona (y sin un p*** oso todavía, para mí que les han estafado). Tampoco había mucha fauna y, aparte de alunas aves, vimos una marmota que se dedicaba a hacer lo que mejor saben hacer las marmotas (gastarse un pastón en el viaje para ir a ver marmotas echarse la siesta, huele a timo desde aquí).

La acampada le añade un punto salvaje a la aventura, pero ya iba siendo hora de irnos hacia un hotel porque lo de los baños al aire libre queda un poco primitivo (montaron uno con un agujero en el suelo que no era muy higiénico, así que al campo) y lavarse con toallitas no es lo ideal (ducha ni soñarlo).

Volcán Vilyuchinsky, Kamchatka

Así que nos fuimos hacia el hotel ansiosos porque al día siguiente íbamos en helicóptero al Lago Kuril, donde nos habían dicho que sí que se verían osos (a estas alturas yo ya no me creo nada). Yo iba con la esperanza de ver también al Águila de Steller pues, aunque nuestro guía ya me lo había quitado de la cabeza, yo había leído que en ese lago sí que puede estar en el veranito (cada loco con su tema).

Marmota

Hasta aquí el post de hoy y la visita a los volcanes de nombres impronunciables. La próxima semana vendrá por fin el post de los osos (de lo contrario el Fotógrafo sufrirá las consecuencias). Suscríbete al Newsletter (al final de este post o en la Página de Inicio) para que te lleguen notificaciones cuando se suban post nuevos y no perderte a Yogui y sus amigos comiendo salmoncito en el río. También puedes seguirnos en nuestro Instagram LuisFotoNature.

Déjanos cualquier comentario o sugerencia aquí abajo, y nos vemos el domingo que viene!

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandro
Alejandro
2 years ago

Menudos paisajes… que envidia. Y más ahora que no se puede viajar.