Muy buenas a todos y a todas. El Editor y el Fotógrafo están de vuelta con el último post sobre Kamchatka. Hoy os deleitaremos con el descenso del río Bystraya y muchos más osos. Harán su aparición magistral Winnie the Poo y Baloo (entre otros osos famosos) ausentes en el anterior post de los osos por el confinamiento de sus municipios. Esperamos que os guste.

Descenso del Río Bystraya.

La última experiencia en nuestro viaje por Kamchatka iba a ser un rafting por el río Bystraya, que nos iba a deparar grandes momentos con los ositos. Así pues, cargamos todas las cosas en 3 botes y nos dispusimos a remar como locos (a ver cuánto les dura).

Tras un rato en los botes comprobamos que era más un descenso sin ninguna complicación y dejamos a nuestro guía Shascha que remase, pues ya nos había comentado que era su gran afición y estaba muy ilusionado en poder llevar él solo el bote (menuda panda de vagos dejando que remara solo el guía).

Descenso en botes por el río
Descenso en botes por el río

Primer día.

Atardecer en el río Bystraya
Oso Pardo, Kamchatka

Una vez en los botes comenzamos el descenso del Bystraya. El primer día fue bastante tranquilo, aún por zonas con algo de humanidad, y ya nos acercábamos al lugar donde íbamos a acampar cuando vimos gran agitación en los otros botes, ya que, justo en la zona de acampada, había un par de osos jóvenes y una hembra con 3 crías.

Desembarcamos manteniendo una cierta distancia y nos pusimos a hacer fotos como locos. La hembra con sus crías estaba empeñada en pasar justo por donde estábamos nosotros y nos tuvimos que ir retirando hacia los botes (le vais a decir vosotros a la osa por donde tiene que pasar) (hay que reconocer que tardamos un poco en hacerlo y se acercaron bastante.) La experiencia fue impresionante y con una descarga de adrenalina bastante importante.

Osa con sus crías en el río Bystraya.
Hembra oso pardo con sus dos crías en el río
Mamá, ¿me puedo comer a esos turistas?
Hembra oso pardo con sus dos crías en el río

Uno de los animales más peligrosos en la naturaleza es una hembra de oso pardo con crías, por lo que tuvimos que cambiar de zona de acampada y, aunque ya estaba anocheciendo, buscar otro lugar donde dormir. El lugar elegido estaba lleno de restos de salmones, pero los guías dijeron que era seguro, así que allí nos quedamos, aún con la extraordinaria experiencia vivida concentrando todos los comentarios.

No dormimos mucho ese día, pues cada sonido parecía un oso que se acercaba y, efectivamente, cuando nos levantamos allí había un par de ellos pasando por el río y buscando los últimos salmones de la temporada (nada mejor que un par de salmoncitos recién pescados para empezar bien el día).

Campamento
Hembra oso pardo con sus crías en el río
Como osan entrar en mis dominios
Oso pardo Kamchatka

Segundo día.

Hembra de oso pardo con sus dos crías
Descenso en bote por el río
Oso pardo, río Bystraya
Me llamo Baloo, encantado de conoceros.

Después de cargar otra vez todo en los botes seguimos nuestro recorrido por el Bystraya con un tiempo espléndido y soleado. Durante todo el recorrido fuimos viendo bastantes grupos de osos, jóvenes solitarios o hembras con alguna cría. Nos veían, nos seguían un rato o seguían su camino sin hacernos mucho caso (no eran osos amorosos). El río era bastante ancho, pero la cercanía a los osos (15 o 20 metros) hacía la experiencia muy emocionante.

Seguimos nuestro recorrido con una parada para almorzar y se confirmó que siempre parábamos en los sitios que elegían los osos para comer, aunque por suerte el salmón les gusta bastante más que nosotros y salmones había para dar y repartir (seguro que además muy bien no olíais).

Durante el recorrido tuvimos tiempo de pescar algunos salmones y truchas de un tamaño bastante considerable, aunque mi único intento acabó con el anzuelo y el sedal en el fondo del río (para sorpresa de absolutamente nadie) y ya no me dejaron pescar más. Y eso que mi imagen es de pescador nato, como se puede ver en la foto.

Hembra de oso con su cría
Intrépido pescador cerca del río
Oso pardo en el banco del río
No doy crédito

Al final de esta segunda jornada fuimos a acampar en la desembocadura de un río y, para completar en tipos de terreno donde dejarnos la espalda, pusimos las tiendas directamente sobre las piedras.

Esta vez también tuvimos la visita de un oso joven que estaba empeñado en pasar por donde habíamos puesto las tiendas. Los guías se emplearon a fondo en que se fuese por otra parte, pero él seguía empeñado en pasar. Al final, después de gastar un par de bengalas, se retiró, aunque de vez en cuando se volvía a asomar. Aunque nos aseguraron que no había peligro todos pusimos las tiendas cerca y lo de salir al baño por la noche lo dejamos para otro día. Tampoco nos tranquilizó mucho el que los guías hiciesen turnos de guardia (muy alentador no suena).

Camping al borde del río
Oso pardo, Kamchatka
Amago hacia un lado
Oso pardo, Kamchatka
Pero me voy hacia el otro JAJAJAJ PRINGADOS
Cría de oso pardo

Al día siguiente nos quedaba medio día de recorrido, pero el buen tiempo que nos había acompañado nos abandonó y los osos parecía que habían terminado también sus gestiones en el río y no apareció ni uno.

Habíamos completado nuestro cupo de unos 100 osos y la experiencia en el río Bystraya fue muy emocionante, ya que aquí sí que era cuestión de suerte y los osos iban apareciendo durante el recorrido según se iban desplazando en busca de comida o de lugares para descansar. Auténtica interacción con su vida.

Osos pardos peleando
Ven que te cuento un secreto
Osos pardos peleando
!Eres adoptado¡
Hembra de oso pardo en el río

El Salmón.

Salmón

En Kamchatka, y en otras zonas, la vida del oso pardo depende totalmente de la migración de los salmones y todo el año está ligado a ella.

El oso pardo necesita comer salmón y así tener reservas para pasar el invierno; durante el invierno se retira a una cueva o refugio a hibernar, desciende mucho su actividad y constantes vitales y las hembras paren a sus crías, alimentándolas hasta la primavera de sus reservas (quien viviera como los osos, todo el día durmiendo).

Cuando hay un gran exceso de comida solo se comen la piel, las huevas (no son listos ni nada) y la cabeza que son las partes que tienen más grasa y les aportan más calorías (como nosotros que tenemos que estar delgados y quitamos la grasa de nuestras comidas.)

Durante todo el viaje vimos que llevaban en el camión una raqueta de bádminton (al principio pensábamos que era el complemento de la colchoneta de playa de los navarricos) y hasta el último día no supimos su utilidad.

Como durante el recorrido mis compañeros habían pescado unos pocos salmones, la cena del último día estuvo acompañada de una gran cantidad de caviar que nos tomamos a cucharadas y sobró más de la mitad. Para limpiar estas huevas de salmón nuestra cocinera Angela utilizaba la raqueta de bádminton, así que ahí se disipó la duda.

Ya solo nos quedaba una última noche en Petropvlovsk-Kamchansky y una visita por la mañana, antes del vuelo, al mercado de pescado de Yelisovo para cargar las maletas de salmón ahumado y caviar a un precio muy apañado.

Huevas de salmón y raqueta de bádminton

Con esto ya acabo mis posts sobre el viaje a Kamchatka, uno de los más impresionantes y que más me han gustado de los que he hecho. Me gustaría volver, pero con todos los sitios que me faltan visitar en otras partes del mundo, será difícil hacerlo.

Espero que os haya gustado y que hayáis disfrutado con mis experiencias, a mí me ha gustado mucho volver a recordarlo y más en este momento que tenemos un poco limitada la movilidad.

Por último, os comento que la mayoría de las fotografías están realizadas por mí, aunque hay algunas de Pepe y, sobre todo, de Pilar Hijazo que amablemente las han cedido para completar los posts.

 

Con esto terminamos nuestro viaje por la península de Kamchatka (y cuando digo nuestro me refiero al fotógrafo, a mi solo me deja salir del sótano para ir al baño). Esperamos que os haya gustado y aprovecho para recordaros que podéis seguir al Fotógrafo en su instagram @LuisFotoNature (por desgracia todavía no he conseguido apoderarme de la cuenta de Instagram para daros la chapa por ahí también). Si queréis leer los post anteriores a este podéis hacerlo en el apartado de posts o clicando AQUÍ

Agradeceríamos que nos dejarais un comentario, ya que al algoritmo de Google le encantan, y puesto que parece que me voy a tener que pagar yo los viajes necesito hacerme rico con esta página web lo antes posible.

Muchas gracias por aguantarme una semana más, y nos vemos el domingo que viene.

Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandro
Alejandro
2 years ago

Qué bello animal y qué post más bueno, ¡me ha encantado!

Carmen
Carmen
2 years ago

El viaje tiene una pinta estupenda a ver si acabamos con el virus de una vez y podemos acercarnos a darle recuerdos a los osos de vuestra parte, seguro que se acuerdan de vosotros.
Estoy deseando leer los post del siguiente viaje,
Carmen

Torero
Torero
2 years ago

Muy interesante.
Gracias por compartir tus experiencias

Luis
Luis
2 years ago

El viaje fue impresionante, de los mejores que he hecho, y tuvimos mucha suerte con el tiempo que en esas zonas puede ser bastante complicado incluso en verano.

Amaia
Amaia
1 year ago

Precioso viaje.♥️

FA
FA
1 year ago

Las fotos de osos son espectaculares. A mi me habrían salido todas movidas por el tembleque de tener osas con crías taaaan cerca . La experiencia de comer huevas de salmón y/o lomos de salmón recién pescados, tiene que ser también ES PEC TA CU LAR. Ahora, a seguir disfrutando de otros de posts. Estoy enganchadisima