Bueno bueno bueno, estamos de vuelta. Bienvenidos un día más a este, nuestro querido blog. En esta ocasión continuaremos el recorrido por las islas de Hawaii, deteniéndonos en la Isla de Maui. Esperamos que os guste.

La tercera isla en nuestro recorrido por el archipiélago fue la de Maui; es la segunda más reciente del archipiélago y más de tres cuartas partes de su superficie están ocupadas por el volcán Haleakala (que está inactivo). Al noroeste hay otro volcán bastante más antiguo (Mauna Kahalawai), quedando un valle entre ambos que le da la forma característica a la isla: dos volcanes unidos por un istmo.

El nombre de Maui le viene dado por el semidiós maorí homónimo que creó la Polinesia pescando las islas del fondo del mar (para más información podéis consultar la peli Moana/ Vaiana).

El Haleakala domina toda la isla y el clima y las precipitaciones están determinadas por su presencia. Al igual que en la isla de Hawaii, el clima en la zona este es muy húmedo y en la zona oeste se producen menos precipitaciones.

En la isla hay dos atracciones principales: la costa de Hana y el volcán Haleakala que ya he comentado.

Isla de Maui, Hawaii

La Costa de Hana

La costa de Hana se sitúa en la costa este de la isla de Maui. La carretera va serpenteando entre acantilados, cascadas y puentes a través de un auténtico bosque tropical. Para llegar hasta las playas de arena negra hay que tomárselo con tiempo y calma y disfrutar de las maravillosas vistas que se van descubriendo por el camino; la carretera es bastante sinuosa y no se puede ir tan rápido como los lugareños que ya se la conocen bien (como cuando vas a Asturias por una carretera de un solo sentido y con más curvas que un 8 y te pasa un paisano por la derecha a 140 con la furgo reventada del año de la Tana). Como dicen en África, Pole pole, que las prisas no son buenas consejeras y hay que disfrutar del camino y no solo del destino.

Playa de Maui
Playa de Maui

El Volcán Haleakala.

La otra gran atracción de la isla y de todo el archipiélago es el volcán Haleakala. Una serpenteante carretera lleva hasta la cima, ascendiendo casi 3.000 metros en unos cuantos kilómetros (algunas atracciones son descender a toda pastilla o en bicicleta, o en monopatín haciendo un poco el cabra). Según se va subiendo el paisaje se va haciendo más agreste (que es abrupto y está lleno de maleza, gracias Editor) y el ambiente más fresco (conviene llevar una chaqueta, ya lo decían las abuelas “coge una rebequica que luego refresca”) y al llegar a la cima te reciben unas dagas de plata impresionantes; solo germina una vez en su vida y después de florecer mueren (como puede llegar a florecer unos 20 años después de germinar, pues le da tiempo a hacer otras cosas mientras tanto)(hacen tantas cosas las plantas, un no parar).

Daga de Plata, Hawaii

Desde la cima, donde se encuentra el centro de visitantes, hay unas vistas espectaculares del cráter del volcán y se puede observar también, si las nubes lo permiten, la cercana isla de Hawaii. A partir de ahí, hay varios caminos de diferente longitud y dificultad que permiten explorar esta maravilla; si vais, subid pronto que el amanecer es espectacular y merece la pena pasar el día en el volcán.

Volcán Haleakala
Volcán Haleakala
Volcán Haleakala
Volcán Haleakala
Volcán Haleakala

Música Maorí.

El panorama musical de las islas está influenciado, como no podía ser de otra forma, por la cultura maorí.

En los últimos años ha habido un movimiento de música reggae con influencias maoríes que se ha desarrollado mucho con una gran cantidad de artistas. Si te gusta el reggae, escúchalo, porque con las influencias de la música maorí suena muy bien.

Aparte de este movimiento, el mayor (y no solo en talento) músico de las islas fue Israel Kamakawiwo’ole (sus amigos le llamaban Iz, por razones que nadie puede comprender), un cantante excepcional que imprimía a sus versiones una sensualidad impresionante. Murió joven, con menos de 40 años, por problemas respiratorios debidos a su gran volumen (las camisas 30 XL le quedaban pequeñas), pero su legado ha quedado. Si no lo conoces, ya puedes empezar a buscarlo y a escuchar algunas de sus canciones.

Dentro de la música de las islas también podemos hablar del Ukulele (Ukelele en español), instrumento desarrollado en el archipiélago a partir del cavaquinho portugués. Aunque está muy extendido su uso por las islas del Pacífico, la intérprete más famosa fue Marilyn Monroe en la película “Con faldas y a lo loco”, que si no habéis visto os recomiendo.

Iz
Foto donada amablemente por la Wikipedia

Buceo.

Otra de las actividades que se pueden hacer en la isla de Maui es bucear con tortugas. Así que, allí que nos embarcamos para hacer la actividad. En el camino se ven numerosos grupos de delfines y, si tienes suerte, ballenas (nosotros no la tuvimos)(para variar se vuelve a demostrar lo pringados que son). Al llegar al destino nos dedicamos a la actividad frenética de bucear (Paco, que no quiso hacer el cursillo de buceo, hizo snorkel) y vimos unas cuantas tortugas que pasaban bastante cerca de nosotros, así que pudimos disfrutar de la actividad, con una temperatura del agua cercana a los 30 º, por lo que no hacía falta ni traje de neopreno.

Delfines Isla de Maui

Cuando íbamos al barco para iniciar la actividad hicimos una de las españoladas típicas. Después de darnos las recomendaciones y los equipos, nos dirigimos hacia el barco. Los monitores insistieron mucho en que les siguiésemos y que fuésemos por la acera (como podéis imaginar un polígono industrial en sábado está abarrotado de coches y personas). Al final había que cruzar un paso de peatones y había que desviarse unos cuantos metros y ahí ves a todos los turistas de turno siguiendo a los monitores en fila india, excepto los tres españolitos que cruzamos por donde nos pareció mejor. La mirada de los monitores fue para haberla grabado.

Delfines Isla de Maui

Né-Né

Uno de los pocos representantes que queda de la fauna autóctona de las islas es el Ne-né (también conocido como Ganso hawaiano, aunque es una barnacla). Debido, según ya he comentado en otra ocasión, a la introducción de fauna foránea (perros, gatos, ratas) estuvo a punto de extinguirse. Un intenso programa de reproducción en cautividad para su posterior liberación ha dado muy buenos resultados (como todas las anátidas, se reproduce muy fácilmente) y ahora mismo ya no está en peligro de extinción (aunque sus poblaciones están muy controladas) y se les puede ver vagando tranquilamente en las zonas protegidas.

Mira que nos empeñamos en cargarnos a algunas especies, para luego gastarnos una pasta impresionante en volverlas a recuperar; no aprendemos.

Né-Né
Né-Né

Y hasta aquí la tercera edición de Hawaii.

la próxima semana completaremos con la isla de Kauai, la más antigua y erosionada del archipiélago, pero la más espectacular con el Cañón y Parque de Waimea y la costa de Napali y sus estupendas playas llenas de focas tomando el sol.

Dejadnos en los comentarios que os ha parecido el post, y si queréis saber más sobre Hawaii podéis ir al apartado de POSTS a leer los artículos anteriores.

También podéis seguirnos en Instagram (@LuisFotoNature) para no perderos ninguna publicación.

Si no queréis perderos ningún post también podéis daros de alta en nuestro NewsLetter, en la PÁGINA DE INICIO o al final de esta misma página.

Hasta la semana que viene!

 

Subscribe
Notify of
guest
4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Torero
Torero
1 year ago

Ohhhhhhh!!!
¡Qué bonito todo!

FA
FA
1 year ago

Impresionante la floración de las dagas de plata cada 20 años! Las flores deben de ser épicas. Qué ganas de viajar!! Pole pole por la Hana road, got it.

Alberto
Alberto
1 year ago

Impreesionantes los delfines y las vistas.

Alejandro
Alejandro
1 year ago

No he visto todavía ninguna hawaiana bailando pero aun así me ha gustado mucho.