Hoy vamos a retomar a los cinco grandes y nos centraremos en el más famoso de todos, el que se conoce como rey de la selva (mal llamado así, pues vive en la sabana y no en la selva), protagonista de una película en exclusiva y actor secundario (y que siempre quedaba mal) en todas las películas sobre exploradores en África y de Tarzán.

León (Panthera Leo), Simba.

Como habréis leído el título (los que sepáis leer), ya sabréis que me refiero al león (Panthera leo), que sois muy listicos.

Los leones pertenecen a la clase de los mamíferos, orden de los carnívoros, familia de los félidos y género Panthera. El género Panthera comprende actualmente las especies siguientes:

  • Tigre (Panthera tigris)
  • Leopardo (Panthera pardus)
  • Jaguar (Panthera onca)
  • Leopardo de las nieves (Panthera uncia)
  • León (Panthera leo)
León, Serengueti

En la actualidad el león vive principalmente en África, aunque hay una población muy pequeña en la zona del Bosque de Gir en la India. Esta subespecie está en grave peligro de extinción, debido principalmente al reducido tamaño de su hábitat, lo que provoca una escasa diversidad genética y un futuro bastante preocupante. En líneas generales, es muy parecido al león típico africano, aunque de tamaño más pequeño y con una melena en los machos menos exuberante, incluso en algún caso inexistente.

Antiguamente el león se distribuía por toda África, parte de Europa y todo Medio Oriente hasta la India; en la actualidad ha desaparecido de Europa, de Oriente Medio, en la India queda la población comentada y en África han quedado dos poblaciones (a grandes rasgos) separadas por el desierto del Sáhara: el león del Atlas (población también muy reducida) y el que habita en las sabanas africanas en el Este y el Sur del continente.

León, África

La Fuerza de la Manada.

El león es el único felino que vive en manada, el resto son solitarios y solo se juntan cuando toca procrear y cuando hay cachorros con sus madres.

Cuando cazan no es raro ver a las diversas hembras coordinarse y, mientras unas cuantas se apostan en una zona, otra ataca al rebaño de presas para que huyan hacia sus compañeras y así poder cazarlas. La gran fuerza está en el grupo y hay manadas de más de veinte individuos, que se suelen especializar en la caza de animales grandes que puedan alimentar fácilmente a todos.

Las manadas de leones están formadas por uno o dos machos (rara vez más, y si hay más de uno suelen ser hermanos), varias hembras y los cachorros nacidos de estos machos.

Para los que os lo estéis preguntando, en efecto, Simba y Nala eran hermanos o primos. De nada por arruinaros la infancia.

León Serengueti
Leona con sus crías, África

Una de las características más dramáticas de los leones es que cuando un macho derrota al líder de una manada y toma el control de la misma, lo primero que hace es matar a todos los cachorros para que las hembras entren otra vez en celo y se pueda aparear con ellas; así se asegura que el único linaje que prosperará en la manada es el suyo. Aunque las hembras suelen ser bastante más pequeñas (150 kilos frente a los más de 200 de los machos), cuando está en juego la vida de sus retoños, suelen ser bastante agresivas y hacen frente al león de turno. Lo más normal es que la hembra escape con sus cachorros y sus primas o hermanas cuando un macho nuevo ataca a la manada o, si no les da tiempo o confían mucho en su macho, los cachorros tengan un triste destino. Esta actitud no es exclusiva de los leones y pasa en prácticamente todos los felinos (y algunas otras especies), pero en el león, al vivir en manadas, es más llamativa, pues implica luchas feroces entre los machos.

León africano, África

También pasa a veces que con el cambio de macho las hembras no quedan contentas (pasa en todas las especies, se llama sex appeal) y se dispersan para intentar crear otra manada o unirse a alguna que las admita.

Otra de las características más conocidas de los leones es la presencia de una melena (más o menos abundante y más o menos negra) en los machos. Esto hace que les sea mucho más difícil ocultarse y acercarse a las presas, lo que les sirve de excusa perfecta para quedarse descansando mientras las hembras se encargan de llenar la despensa (no es raro ver cómo un macho que se anima a ayudar en la caza lo único que consigue es que se le vea antes de tiempo y espante a la merienda, con el enfado correspondiente de las hembras).

La vida del león macho es un sinvivir continuo, pues se pasa el día durmiendo, comiendo, jugando con los cachorros (cuando está de humor) y procreando. Así que la imagen que tenemos de ellos queda un poco en entredicho, o no.

Dos leones, África

Caza y alimentación.

Cuando hay que cazar una presa grande (búfalos, jirafas, hipopótamos o, incluso, elefantes) la colaboración de los machos es fundamental, pues su peso y fuerza hacen que la batalla se decante por los leones. En este tipo de presas, que no son tan rápidas y no hay que ocultarse tanto, no es raro ver el ataque de las leonas y cuando ya están todas con el almuerzo de turno, aparece el macho y con el impulso de su gran peso lanzado en carrera termina derribando a la presa y ya es fácil acabar con ella.

También cuando se ve una pelea entre leones se te olvida totalmente su vida plácida y no es raro que tengan numerosas marcas y heridas de las peleas con otros machos.

A la hora de la comida los leones no tienen muchos modales y las peleas son continuas por un sitio en la mesa. Los primeros que comen son los machos, luego las hembras y finalmente los cachorros. No es raro ver, en épocas de escasez, a muchos cachorros famélicos y con todas las costillas marcadas, mientras los machos se han saciado. En una ocasión vimos a un león macho llevándose los restos de un antílope de agua (no tiene muy buen sabor y no les suele gustar) y no dejaba que nadie se acercase a comer con él. Esto parece muy cruel desde nuestro punto de vista, pero es lógico, pues el futuro de la manada depende de la fortaleza y buena salud del macho y de la salud de las hembras para que puedan cazar. No debemos juzgar a los animales con nuestros criterios “racionales”; lo mismo que denominar a las orcas como ballenas asesinas, que ya deberíamos quitar esa denominación, pues el único animal que mata por placer o sin justificación es el ser humano.

León Serengueti

Los leones son famosos por ser grandes cazadores, pero son casi igual de carroñeros o ladrones que cazadores. No es raro que quiten las presas a leopardos, guepardos, licaones, etc. También es frecuente que se alimenten de animales que encuentran ya muertos (carroña), pues les supone mucho menos esfuerzo y en la Naturaleza la ley del mínimo esfuerzo es algo innegociable. En el caso de los leones no pueden comer carne en estado muy avanzado de putrefacción como sí que pueden hacer hienas o buitres, cuyos jugos gástricos son mucho más potentes y tienen una microbiota (flora intestinal) que les permite este tipo de alimentación sin intoxicarse.

León
Fotografía de animales
Soy fabuloso
León
Mirad mi pelo Pantene

Aquí vamos a dejar la primera parte sobre los leones. En el siguiente post cubriremos la reproducción, sus principales depredadores y la situación actual del rey de la sabana. Si no queréis perdéroslo, podéis daros de alta en nuestro NewsLetter, o seguirnos en la cuenta de Instagram @LuisFotoNature, dónde hay contenido diario y avisamos de los nuevos post.

 

Si quieres saber más sobre los leones puedes visitar el post sobre los 5 grandes en la pestaña de POSTS.

¡Déjanos en los comentarios que te ha parecido el post y nos vemos la semana que viene con más!

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Alberto
Alberto
1 year ago

Muy interesante

Santiago
Santiago
1 year ago

Me encantan los leones porque se tumban a esperar que las leonas hagan todo el trabajo. Quién fuese león.