Chile
Atacama

Chile Atacama

Hola de nuevo mis queridos lectores, seguidores y sufridores. Seguro que me habéis echado mucho de menos estas semanas en las que no ha habido actualizaciones de mis relatos, que seguro estáis esperando con ansia. En esta ocasión os traigo Atacama (Chile).

Diversas circunstancias me han tenido ocupado y entre ellas algún que otro viaje. A mí no me gusta viajar ni conocer sitios nuevos ni conocer nueva gente, pero mi deber hacia vosotros me obliga a hacerlo para así tener más temas que contaros.

Desde mi punto de vista, creo que viajo poco y debería viajar más; pero según otros igual viajo demasiado, yo creo que están equivocados. El caso es que el otro día mi hermana me comentó que mi sobrino pensaba que yo trabajaba en una agencia de viajes; ahí lo dejo.

INFORMACIÓN

POST:

Atacama

LOCALIZACIÓN:

Chile

FECHA:

LLEGADA A SANTIAGO

Después de nuestra estancia en Chile y Argentina en el 2006 (Pepe y yo) en el año 2018 se nos presentó una nueva oportunidad de conocer zonas de Chile (aún nos queda alguna más por conocer) que no habíamos podido visitar la primera vez. Mi sobrina Ana estaba viviendo en Chile haciendo unas prácticas en un hospital de Santiago y visitarla fue la excusa perfecta para cruzar otra vez el charco.

En esta ocasión no tuvimos la mala suerte del viaje de 2006 y no nos obligaron a ir en primera; menos mal, porque eso de volar con espacio de sobra, comer y beber continuamente y dormir bien a gusto no es de lo más aconsejable, sobre todo para el bolsillo.

En esta ocasión íbamos a visitar dos zonas muy concretas como son Atacama y la isla Rapa Nui, situada en medio del Pacífico, lejos de todo. A los poco versados en el maorí, les puedo informar que también recibe el nombre de Isla de Pascua, pero utilizaremos el nombre maorí.

Salar de Atacama

Al llegar a Santiago, lo primero que se ve es que el país ha cambiado mucho. La evolución es muy evidente y presenta unas zonas muy desarrolladas y claramente con buen nivel adquisitivo, aunque siguen viéndose a los lados de la autopista de acceso desde el aeropuerto grandes zonas muy degradadas y donde el nivel de vida es bastante bajo, por no decir otra cosa. El desarrollo lleva muchas veces, o más bien siempre, a esta separación entre una clase alta cada vez más acomodada y una clase baja cada vez con menos recursos; entre medias siempre la clase media que suele ser la que mantiene el cotarro.

EL VIAJE

Cuando llegamos también estaba mi sobrino Luis, que había ido a ver a su hermana y acababan de volver de Torres del Paine, así que pudimos estar un rato comiendo con ambos. En la cena, ya por nuestra cuenta, descubrimos un sitio muy bueno donde empezaríamos nuestro romance con el ceviche de salmón y con los Pisco Sours.

Al día siguiente otra vez en avión para llegar a la zona norte de Atacama, donde pasaríamos unos cuantos días. Como ya os comenté en mis anteriores relatos Chile es un país un poco alargado, por lo que el avión es imprescindible para moverse.

DESIERTO DE ATACAMA

La zona de Atacama tiene su localidad más habitada en San Pedro de Atacama. Es un asentamiento dedicado prácticamente en su totalidad a atender a los visitantes de la zona, muy agradable.

El Desierto de Atacama es el lugar más árido y con menos precipitación de la Tierra, fuera de las zonas polares. Además, presenta una gran altitud en muchas zonas, por lo que el frío a veces es considerable. En su origen era un gran lecho marino que se elevó por la interacción de la placa del Pacífico, que recorre todo Chile, con la Americana, lo que provocó su elevación. Las montañas del este (separan Chile del resto de subcontinente) actúan de escudo ante todas las nubes que se acercan y que descargan antes de llegar a Atacama y en el oeste la corriente fría de Humbolt reduce la evaporación y crea una inversión térmica, lo que impide la formación de nubes. Esta es la teoría y lo que suele pasar, porque en un viaje posterior unos compañeros de viaje me comentaron que cuando estuvieron allí no pudieron salir en 4 días del hotel, pues estuvo lloviendo sin parar y los caminos estaban absolutamente impracticables. Pobres, igual si se sientan en un pajar, se clavan la aguja.

Salar de Atacama
Desierto de Atacama, Chile

Al llegar al autobús, donde haríamos el recorrido, ya estaba todo el mundo listo para salir y eso que habíamos llegado antes de la hora, lo que es un poco raro.

Lo primero que visitamos fue el salar de Atacama. Está formado por varias lagunas salinas en las que se reflejan perfectamente los montes que enmarcan este grandioso y desolado paisaje.

Aunque es una zona muy árida y con unas condiciones duras, esto no impide que haya una gran variedad de vida en este ecosistema. Lo que más abundan son aves de la familia de los flamencos: flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis), parina grande (Phoenicoparrus andinus) y parina chica (Phoenicoparrus jamesi). Por qué unos son parinas y los otros flamencos, no lo sé, pero parece que son dos nombres comunes que reciben las especies de esta familia y al nombrarlas se utilizarían ambos términos. Lo que sí es útil para diferenciarlos es que, cuando están con las alas plegadas, a los flamencos no se les ve la parte negra de sus plumas y a las parinas sí.

Desierto de Atacama

Es un espectáculo ver a estas gráciles aves moverse de forma parsimoniosa por las lagunas mientras se alimentan filtrando el agua con sus picos curvos.

Además de los flamencos había numerosas limícolas, avocetas y una lagartija muy bonita endémica de esta zona, lagartija de Fabián (Liolaemus fabiani).

Y ahí estaba yo ten entretenido haciendo fotos s todas estas aves, cuando nos avisaron que nos teníamos que ir. Como casi siempre, faltaba tiempo para disfrutar.

Vicuñas
Chorlo de la puna
Lagartija de Fabián

LAGUNAS ALTIPLÁNICAS

Las Lagunas Altiplánicas (Miñiques y Miscanti) están dentro de la Reserva Nacional de los Flamencos en Atacama. Su situación a 4.500 m de altitud hace que haya un gran contraste entre el calor sofocante y húmedo de las salinas con el frío intenso y seco de las lagunas.

El color azul oscuro de sus aguas y del cielo contrastan con los variados colores de las montañas que las circundan, creando un paisaje de un gran dramatismo y belleza.

En este paraje, el silencio (solo roto por las llamadas de algunas aves) hace que te sientas muy pequeño ante la grandiosidad de la naturaleza impactante. Unos cortos paseos nos permitieron disfrutar de las vistas, aunque no todo lo que nos hubiera gustado, pues por todos lados salían senderos. La falta de tiempo no nos permitía disfrutar plenamente de una buena caminata por la zona, claro que, con la altitud, igual no hubiésemos podido caminar mucho.

Durante nuestro recorrido pudimos observar numerosos grupos de vicuñas, Vicugna vicugna, que, a diferencia de las llamas y las alpacas, son salvajes.

Lagunas altiplánicas, Atacama
Lagunas altiplánicas, Atacama
Lagunas altiplánicas, Atacama

LOS FLAMENCOS

Cuando hablo de flamencos quiero especificar que no me refiero ni a los habitantes de esa zona de Bélgica ni a los bailaores del sur de España, me refiero a unas aves zancudas muy características, presentes en zonas lacustres de todos los continentes excepto en Oceanía (aquí había, pero se extinguieron) y en la Antártida (iban a tener un poco difícil filtrar el hielo con el pico).

Son unas aves gráciles, con unas patas muy largas y un vuelo elegante y pausado, normalmente en grupos perfectamente coordinados. Una de las características que siempre han llamado mucho la atención es que cuando están en reposo o durmiendo, introducen su cabeza entre las plumas de las alas en la espalda y recogen una de las patas quedando posadas solo sobre una de ellas; este comportamiento es algo común a la mayoría de las aves zancudas.

Flamencos
Flamencos

Se alimentan principalmente de pequeños crustáceos (vamos gambas) que hay en las aguas salobres y gracias a esta alimentación obtienen los colores rosáceos que les son característicos.

Sus adaptaciones a este tipo de alimentación y a estas condiciones son muy especiales:

  • Para alimentarse van removiendo el fondo con sus patas, lo que origina ese movimiento tan característico como si estuvieran bailando (al final salen los bailaores), luego recogen agua dentro del pico y la empujan con la lengua contra la parte superior curva y filtran los pequeños animales de los que se alimentan.
  • La salinidad de las lagunas en las que se alimentan es a veces muy elevada y corrosiva para la mayoría de los tejidos. Los flamencos han desarrollado unas escamas especiales en las patas que les permiten habitar en este entorno.
  • En muchas ocasiones se alimentan en lagunas saladas y luego duermen en otras, desplazándose todos los días unos cuantos kilómetros (a veces unos cientos).
Parina grande

Después de hablaros de estas preciosas aves (en España podéis ver la especie más común en numerosos sitios, Salinas de San Pedro, Laguna de Piedra, Lagunas Manchegas, Delta del Ebro, Albufera, Santa Pola, etc.) y para que no quede demasiado largo, dejamos el resto de nuestro viaje por Atacama para la siguiente entrega, que no se hará esperar tanto como esta primera.

Parina grande
Parina grande, Atacama Chile
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments